Inglés Francés Italiano Catalán

Entorno de Meritxell

Espectaculares vistas (Cortals Encamp)Desde Carlomagno hasta nuestros días, el Principado ha ido escribiendo páginas de historia y de historias hasta completar un relato verdaderamente apasionante, digno de ser leído, moldeando un pequeño territorio lleno de grandes alicientes listo para ser descubierto. Andorra, el País de los Pirineos, alberga un rico patrimonio monumental y natural, de tradiciones y costumbres, de ocio y entretenimiento, y por supuesto, de nieve y deportes.

Entorno familiar para la práctica del esquíEste pequeño país late al ritmo de un gran corazón verde. Andorra es sinónimo de naturaleza en el sentido más literal de la expresión. Una de las esencias de este país de montaña son los ríos, lagos, fuentes, prados, valles, montañas, etc. Esta abundante naturaleza invita a la visita de los parques naturales, a realizar excursiones y rutas ecoturísticas y a disfrutar de un gran abanico de actividades desarrolladas en un entorno natural único, adaptadas a todos los niveles. En invierno, bajo el marco incomparable del blanco manto, la nieve, en Grand Valira y Vallnord, abre un gran abanico de posibilidades como complemento a la visita del santuario: paseos y excursiones organizadas, esquí alpino y nórdico, etc.

Pareja en CaldeaSea la época del año que sea, la naturaleza adorna cada uno de los rincones del principado y obsequia al peregrino y visitante con unos paisajes inolvidables.

Al abrigo de este magnífico patrimonio natural, rodeada de valles y montañas se encuentra Andorra la Vella, la capital del país que conjuntamente con Escaldes-Engordany forman un lugar lleno de vida y energía, con un gran eje comercial donde disfrutar de las compras, la cultura, el ocio y el relax a través de de las aguas termales de Caldea.



Al sur del país, en la parroquia de Sant Julià de Lória se encuentra Naturlandia, un parque de aventuras para toda la familia donde, entre otras actividades, se puede pasar una buena jornada disfrutando del Tobotronc (el tobogán alpino más largo del mundo) o con los osos y los lobos en el parque de animales.


Y por supuesto, un país milenario como este cuenta con un gran legadRománico andorranoo cultural, formado a lo largo de su historia por monumentos, museos, itinerarios, tradiciones y costumbres. Además del propio Santuario de Meritxell, podemos descubrir lugares emblemáticos como la Casa de la Vall, icono de la estructura política y social del país durante siglos. Pero si hay una manifestación artística que destaca, esa es el románico andorrano: pequeñas y sencillas iglesias románicas, repartidas por los valles andorranos, son tesoros únicos que nos trasladarán a tiempos pasados, en los que estos edificios eran el centro de la vida social y religiosa de las comunidades. El edificio románico, unido al paraje natural en el que se encuentra, forma un conjunto sorprendente por su belleza y vistosidad.

Solo o en pareja, en familia o en grupo…en Andorra, todo está al alcance del peregrino y visitante.


Volver Atrás