Inglés Francés Italiano

La Imagen de Nuestra Señora de Torreciudad

La imagen de Nuestra Señora de Torreciudad es de madera de álamo y gracias a una cuidadosa conservación a lo largo de los siglos, se encuentra en muy buen estado. No se hallaron restos de la policromía original y la madera ha sido tratada por expertos en trabajos de restauración, dejando al descubierto la primitiva expresión de los rostros de la Virgen y del Niño y la espléndida belleza de la talla, el manto y las túnicas. En 1974 se completaron los trabajos de restauración con la desinsectación y consolidación de partes dañadas, la policromía y el chapado. Para enlazar con la tradición y la dignidad de estas imágenes destinadas al culto y para realzar la calidad de la escultura respetando su valor plástico, se recubrieron con una lámina dorada el trono y las vestiduras en su totalidad.

El carácter de las facciones, la actitud frontal de las figuras, su hieratismo, la desproporción de cabezas y manos y el tratado plano de los pliegues del manto y de las túnicas, responden plenamente al canon románico. Su gran arcaísmo da pie a pensar en su posible relación con las obras realizadas en los talleres que tuvieron como centro Roda de Isábena, activos ya en el siglo XI y que en el siglo siguiente alcanzaron notable desarrollo.

 

Indudablemente, esta imagen de la Virgen de Torreciudad puede considerarse un ejemplar de indiscutible interés desde el punto de vista histórico y estilístico. Su tipo iconográfico es el de las imágenes llamadas “Majestad de Nuestra Señora” o Sedes sapientiae, tan difundido en la Alta Edad Media por toda Europa. Es muy difícil determinar la escuela donde se originó este tipo iconográfico y las trayectorias de su difusión, pero es probable que fuera la de Clemont. Se tienen noticias de que el prototipo de la serie innumerable que se extendió por doquier existió ya en el siglo X. Son imágenes privadas de todo sentimentalismo, a veces con una escueta expresión de sencillez campesina, sin nada superfluo y ricas en contenido doctrinal.

A este tipo de imágenes pertenecen también las llamadas “Vírgenes negras”, llamadas así por el tono oscuro de sus carnaciones, y que se debe a la oxidación del plomo, del albayalde, que se emplea en su policromía: la de Puy (quemada en 1794), las de Moulins, Montpellier, Montserrat y Guadalupe.
Volver Atrás