Inglés Francés Italiano

Orígenes del Santuario

 

En la documentación medieval que se conserva, se llama Civitas (topónimo del que derivó más tarde el de Turris Civitatis, Torreciudad) al baluarte que los invasores musulmanes tenían para defenderse de los cristianos que desde el norte pugnaban por reconquistar las tierras que los árabes les habían arrebatado.

En 1084 los cristianos, terminada la reconquista de la zona, entronizaron la imagen de la Virgen en la ermita que se hoy todavía se conserva.

Según la tradición, refrendada por estudios históricos, la talla de la Virgen fue venerada con anterioridad a 1084. A raíz de la denominación árabe, fue escondida y posteriormente recuperada, cerca de la ermita, una vez reconquistado el terreno por los cristianos.

En el siglo XVIII el historiador Faci escribió: “Tiene la Santa Imagen su nombre por el sitio en que está su iglesia situada: su antigüedad es desde los tiempos de la reconquista de aquel Partido, que fue por los años 1083 o siguientes, por nuestro rey Don Sancho Ramírez. Expelidos por los cristianos, los moros que presidiavan y habitavan el Castillo y pueblo de Torreciudad, dedicaron los vencedores su Mezquita a una Santa Imagen de Nuestra Señora que no lejos de aquélla hallaron, y es la misma que hoy se venera”.

Ha sido grande su veneración desde que fue colocada en su antigua iglesia –continúa Faci-, y muchos los milagros y favores que los devotos han experimentado en su intercesión. Es la Santa Imagen de madera: está sentada en una silla y tiene al Niño Jesús delante del pecho”.

Con la conquista en 1100 del importante núcleo urbano de Barbastro, y alejada por tanto la frontera con los musulmanes, perdió Torreciudad la utilidad militar que había tenido durante una generación como atalaya y punta de lanza de la Reconquista. Entonces, afirma el historiador Durán Gudiol, “Torreciudad fue perdiendo su población y la primacía sociopolítica en beneficio del vecino castillo y lugar de El Grado. Pero subsistió la iglesia de Santa María como santuario preferido por los vecinos de la comarca. Carácter que ha conservado desde los primeros tiempos de la Baja Edad Media hasta la actualidad”.

 


Volver Atrás